El valle soñado – parte II


El valle soñado – parte II – de Ted Willis

 

1071-3966b_thumb_sflores roxas de urupes 


                    Me llamo Jean McKenzie,pero me dicen Jeannie.Nací en 1906, en Edimburgo, Escocia:mi apellido de soltera es Craig. En 1923, cuando tenía unos 17 años, conocí a Tom McKenzie en una reunión que tuvo en el salón de fiestas de nuestra capilla presbiteriana. Tom era alto y de una apostura un tanto ruda; poseía tal fuerza, tal intensidad, que me impresionó desde que lo vi. Me enteré de que era agricultor en la región montanhosa, y estaba haciendo una breve visita a Edimburgo.

                                                    Bailamos dos o tres piezas. No habló mucho, pero sentí que yo le interesaba. Ya para terminarse  la fiesta, le preguntó a mi madre, que siempre me acompañaba, si podía llevarme a escuchar una banda que daría un concierto al dia siguiente por la noche. Impresionada por su somlene cortesía, mamá dijo que, si yo quería ir, no veía incoveniente.
                                                     Aquella noche, 24 horas después de habernos conocido, me propuso matrimonio. Dijo, en una forma bastante brusca, que habia ido a Edimburgo a buscar a una esposa, y que habia se fijado en mí. Supongo que debí enojarme al enterarme de que resulté elegida de esa manera, pero yo ya estaba medio enamorada de él.
 
a continuación

Sobre nunaina

seguendo davanti sempre
Esse post foi publicado em Sem categoria e marcado . Guardar link permanente.

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s